La Comunidad de Madrid se encuentra actualmente en plena modernización de sus mercados y galerías más emblemáticos. De facto, ya desde 2004, en colaboración con la Cámara de Comercio, la Comunidad ha concedido ayudas por valor de casi 27 millones de euros a 64 centros de consumo. Ahora suma 1,5 millones más destinados a la rehabilitación, ya que se quiere continuar con la reforma de las estructuras, así como la optimización de equipamientos tecnológicos y comerciales.

Y no cabe duda de que la apuesta está dando sus frutos, ya que se ha generado una inversión inducida de más de 92 millones. Además, se han mantenido y generado un total de 10.300 puestos de trabajo. Los principales beneficiarios de todas esas subvenciones han sido los mercados de San Miguel, San Antón, La Paz o Ibiza. Los dos primeros son hoy en día enclaves turísticos y referencias gastronómicas por su amplia y variada oferta de calidad. Ambos disponen de productos que hacen las delicias de los más exigentes y que les permiten aparecer en todas las rutas gourmet.

Aunque también otros mercados de toda la vida como Santa María de la Cabeza o Chamberí han recibido inyecciones de dinero para mejorar sus prestaciones. A otros como el Mercado del Puente de Vallecas se les ha mejorado el acceso y el confort de los clientes. Fuera de la capital, mercados como el de Aranjuez o Alcalá de Henares también se han visto beneficiados por la inversión.

En cuanto a las galerías, se quiere potenciar la actividad en aquellos centros de la zona donde haya integradas, al menos, 25 pymes. Diversos centros de Getafe, Leganés, Alcorcón, Móstoles, Alcobendas o Colmenar Viejo se han visto apoyados por esta iniciativa.

La modernización de todos estos mercados y galerías es clave por muchos factores. Al Mercado de San Miguel, por ejemplo, le sirve para continuar entre los 5 mejores mercados europeos, algo que le hace aparecer en cualquier guía turística de la capital y ser, por tanto, un reclamo para los visitantes.

Además de San Miguel, en España existen otros mercados gastronómicos de referencia totalmente reformados como la Lonja del Barranco, en Sevilla. El complejo, inaugurado el pasado mes de noviembre tras una ambiciosa inversión, es un auténtico paraíso de alimentos típicos de calidad.