Seleccionar página

Madrid tiene muchos lugares de gran belleza y sus espectaculares jardines son muestra de ello. Muchos contienen joyas que han pasado a la historia, como es el Palacio de Cristal del Retiro.

Este magnifico edificio, también conocido como “La Bombonera”, fue construido por Ricardo Velázquez Bosco, inspirado en el Crystal Palace, de Paxton, con el fin de demostrar al resto de Europa, la grandeza de España.

Se trataba de un invernadero-estufa que servía de pabellón para albergar una gran muestra de plantas exóticas traídas con motivo de la Exposición General de Filipinas donde se representaba la vida de esta colonia, por aquel entonces, española, en 1887.

Para dicha exposición se construyó un auténtico poblado indígena, e incluso se trajo desde la isla de Luzón a buena parte de una tribu de igorrotes, a quienes se podía ver habitando en sus cabañas de troncos, o navegando con sus piraguas por el estanque del palacio. También se trajeron caimanes, una gran boa, y una completa muestra de su flora, que fue la que se expuso en el palacio.

El recinto, de 750 m² de superficie, conserva la estructura de metal y cristal. Es considerado un ejemplo notorio de la arquitectura del hierro en España.

Se levantó en tan solo cinco meses. Su portada, de estilo clásico, consta de una planta de cruz griega (imitando el crucero y presbiterio de una iglesia) a la que se quitó uno de sus brazos para introducir el pórtico jónico de entrada, es por ellos que muchos la consideren como una catedral de vidrio sobre una colina de césped.

Sobre una base de ladrillo decorada con una franja cerámica, sustenta sus 54 metros de largo y 28 de ancho.

Sus paredes y muros sostienen transparentes vidrieras sostenidas por columnas jónicas de hierro, dispuestas en tres naves sobre una planta en forma de trébol y coronadas por una inmensa cúpula de cuatro paños, cuya altura alcanza los 22,60 metros.

Tras su restauración en 1975, pertenece al Ministerio de Cultura, siendo actualmente sala de exposiciones temporales del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía.

 

Abierto todos los días. Entrada gratuita.