Seleccionar página

Se podría hablar largo y tendido sobre este genial edificio (construido entre 1919-1926), obra del arquitecto Antonio Palacios.

Comentar desde la variada actividad cultural que propone a sus visitantes hasta las fabulosas vistas que ofrece la azotea, con la dominante escultura de Atenea vigilando la ciudad.

En este caso queremos hacer hincapié en una parte del edificio menos conocida y no por ello menos importante, la escalera.

Las escaleras pueden ser algo más que unir dos puntos situados a diferentes alturas, pueden ser parte esencial y carismática del edificio.

Nadie imagina la plaza de España en Roma sin sus escaleras abarrotadas de gente como hito y zona de reunión de la ciudad.

La escalera del Círculo de Bellas Artes es una de esas escaleras especiales.

Destaca por su monumentalidad, de grandes dimensiones, alterna un tramo central con dos tramos laterales.

La luz inunda la escalera a través de ventanas  inteligentemente dispuestas. El uso del mármol, los espejos y estatuas le dan un aspecto señorial.

Hay otras escaleras famosas en Madrid, os invitamos a que en opiniones nombréis algunas de vuestras favoritas.

Famosa escena de la película “El acorazado Potemkin” que se desarrolla en una escalera.