Seleccionar página

Los Proyectos de Actuación Urbanística (PAU) son las nuevas tramas urbanas del Madrid del siglo XXI. Operaciones a gran escala que, con el tiempo, deberán irse consolidando para formar un tejido urbano complejo y sólido. Éstos nuevos ensanches tienen la ventaja de encontrarse en un área de tranquilidad pero muy cerca del ajetreo de la capital.

Si lo que buscas es la quietud de una zona residencial pero cerca de Madrid, una opción es Sanchinarro. Una de sus piezas más emblemáticas y singulares que, dotan a toda esta zona de un carácter especial, se trata del edificio mirador que proyectaron los arquitectos holandeses MVRDV en colaboración con Blanca Lleó.

La idea de este peculiar edificio de 21 plantas (63,4m) parte de la inquietud de cambiar la homogeneidad de la ciudad residencial de manzana cerrada de 6 plantas que se estaba dando en la zona por una idea de “manzana cerrada vertical”. Con esta operación de dar la vuelta a la manzana, se conseguía liberar espacio de parcela para uso público y, además, se generaba el elemento más singular de esta construcción que es el gran mirador de uso común para contemplar la sierra madrileña de Guadarrama.

El mirador que se crea es posible gracias a una de las piezas mas singulares y difíciles de ejecutar de este edificio. Se trata de una viga puente en celosía biapoyada en la estructura residencial quedando los extremos en voladizo.  La estructura de acero de 210 toneladas tiene unas dimensiones de 40 metros de largo por 12 metros de altura. Este puente de acero ha sido trasladado a Madrid desde A Coruña distribuido en seis piezas que posteriormente fueron montadas en obra. Una grúa con 82 metros de pluma y contrapluma fue la encargada de alzar semejante monstruo.

En una fase de proyecto se contempló la posibilidad de poder acceder al mirador a través de una gigantesca escalera mecánica. Esta idea fue desechada por sus dificultades técnicas y su gran coste. Los 16.000 m2 construidos contienen gran variedad de tipos de vivienda como respuesta a la heterogeneidad actual.

Sanchinarro es un barrio de claro enfoque residencial, tranquilo, con grandes avenidas, espacios ajardinados y muy bien comunicado. Una zona que os animo a visitar y dar un paseo. En un futuro seguiremos con un repaso a otros ensanches de la capital como por ejemplo el interesantísimo e innovador PAU de Carabanchel; laboratorio arquitectónico en pleno auge.