Seleccionar página

Si algo tiene nuestra ciudad, es un sinfín de espacios singulares, distintos y con encanto propio, y la calle Fuencarral y su mercado es, en pocas palabras, dinamismo, tendencias, música, y sobre todo indie. En otramirada no nos podíamos olvidar del que ya es considerado el “Candem Town” de Madrid, hoy es el turno del Mercado de Fuencarral.

Compuesto por 60 tiendas, emergió desafiante a los típicos centros comerciales tras la reconstrucción, en 1998, de un edificio abandonado de 3 plantas, proyecto llevado a cabo por el arquitecto Horacio Domínguez y el diseñador Nacho James, en pleno centro de la capital bajo el lema “El centro comercial para los que odian los centros comerciales”.

Sigue el modelo de los mercadillos londinenses. En él podemos encontrar artículos únicos e imposibles de comprar en cualquier otro centro comercial, eso sí, sus precios no están al alcance de todos los bolsillos.

En sus 3000 metros cuadrados encontramos de todo: tiendas de segunda mano, marcas, zapaterías, peluquería, local de tatuajes y piercings, arte, decoración, joyas, e incluso en el sótano un café donde poder descansar, todo mezclado con música pinchada por DJ’s, creando un entorno alternativo, lleno de luces, color y tendencias.

No es un mercado cualquiera, no solo hay moda, hay imaginación, creatividad y diseño, porque además, en él tienen lugar ciclos de cine, teatro y conciertos.

Y como no, este edificio también está sujeto a polémica. En enero de 2009 sus puertas iban a cerrar tras casi 11 años en activo, debido a la compra del edificio, muchos especulaban que por una potente firma de moda española. Parecía el fin del centro de ropa alternativa y vanguardista que  dio vida a la calle hasta convertirla en un referente de la moda.

En definitiva, es un espacio donde poder disfrutar de algo diferente, original y único.