Seleccionar página

Madrid ya puede disfrutar y sentir el maravilloso mundo del tenis. Proyecto espectacular del arquitecto francés Dominique Perrault ubicado en una zona de sutura urbana. Lugar conflictivo en dónde el río y el ruidoso tráfico habían generado una tremenda ruptura entre el centro y el sur de la ciudad. Inteligente decisión de ubicar un equipamiento tan importante en la recuperación de la ribera del Manzanares.

¿Porqué caja? ¿Dónde está la magia?

Tradición ibérica y castiza de poner un nombre grandilocuente a las cosas. Un hándicap que, en muchas ocasiones, supera ampliamente al objeto referido.

Caja como paralelepípedo perfecto. De día sus líneas son imponentes, perfectas. De noche, la malla metálica tensada se difumina y se pierde en los reflejos, en las luces que emergen del interior. Miles de panoramas y de paisajes en un sólo lugar. La caja se expande al exterior con innumerables pistas, con vegetación que acabará rodeando el complejo y con agua que acentúa más la rotundidad de esta maravillosa pieza.

Mágica en su interior, en su cubierta. Tres espacios con tres pistas o lugares multifuncionales dependiendo de las exigencias. Cubiertas que te dejan ver el cielo en un día soleado y te protegen cuando las condiciones son más adversas gracias al mágico movimiento de sus tres enormes cubiertas móviles.

Ésta semana se encuentra en pleno apogeo con la celebración del Madrid Máster 1000 de Tenis. Os animo a que vayáis y disfrutéis del maravilloso espectáculo de las mejores estrellas del tenis mundial y de paso, sintáis toda esa pasión en el mejor edificio de tenis del mundo.