No se puede entender la arquitectura de Lavapiés sin conocer la tipología más castiza del barrio, la vivienda de corredor, más conocida como corrala.

Aparecen en el S.XVI como respuesta a la necesidad de alojamiento temporal para comerciantes y campesinos que pasaban por la Capital, después se acabaron haciendo residencias fijas.

La característica principal es que se trata de un edificio en torno a un patio central. A las viviendas, de pocos metros cuadrados (entre 18 y 32), se accede a través de galerías con balcones que dan al patio.

Normalmente constan de dos habitaciones, una cocina y un comedor.

El cuarto de aseo suele ser común para todos los vecinos.

En Madrid existen unas cuatrocientas corralas.

Situadas principalmente en la zona Centro.

En Lavapiés se pueden encontrar todavía numerosos ejemplos, en la Asociación de Vecinos de la Corrala (Calle Lavapiés, 38) se puede obtener información sobre dónde encontrar las más características del barrio.

Nosotros os proponemos visitar ‘La Corrala’ (Calle Mesón de Paredes), rehabilitada hace unos años y claro ejemplo de este tipo de vivienda del pueblo llano en el que prima el contacto directo entre las personas.

Hoy en día la corrala esta más viva que nunca y se vuelve a pensar en una versión moderna de la corrala tradicional, como es el caso de la realizada por el estudio Espegel-Fisac (Calle Embajadores, 52).

Para encontrar más detalles de este último ejemplo:

http://www.elmundo.es/elmundo/2008/02/07/suvivienda/1202380477.html

En el siguiente artículo hablaremos sobre el edificio más singular de Lavapiés, Las Escuelas Pías y la arquitectura más actual del barrio.